Sodexo te entrega algunos tips :

Ojo con las dietas

Durante todo el año, pero especialmente en esta época, comienzan a masificarse dietas que se pasan de boca en boca como verdaderas “recetas mágicas” para controlar el peso. Muchas veces, debido a las grandes ansias por tener un cuerpo más esbelto, se cae en la tentación de seguirlas, sin embargo, estos planes alimenticios pueden perjudicar la salud y muchas veces producir un efecto rebote, es decir, una subida de peso posterior mayor que lo perdido.



Sodexo te entrega algunos tips :

Para poder reconocer cuándo estas frente a una “dieta de moda”, Sodexo entrega algunos tips para estar atentos:


• La gran mayoría afirman que hacen perder peso muy rápidamente.

• Prometen que se puede perder peso y mantenerlo sin grandes esfuerzos.

• Se basan en un sólo tipo de alimentos o grupos de alimentos.

• Presentan su efecto en base a fotografías de antes y después.

• Ofrecen testimonios de clientes o “expertos”.

• Sacan conclusiones simples de investigaciones médicas complejas.

• Limita la selección de comida y no estimulan una alimentación balanceada.

• Muchas veces requieren que se gaste mucho dinero.


Si se reconoce alguno de estos puntos en la dieta que se contemplaba hacer, probablemente se esté frente a un plan de moda. Este tipo de dietas no instauran hábitos saludables, muchas veces son deficientes en algunos nutrientes, o excesivos en otros, y además no se ajustan a la realidad individual de cada persona, lo cual es primordial para un buen plan de alimentación. Por eso es mejor pensarlo dos veces buscar la ayuda de un especialista.



En vez de escoger una dieta drástica, lo ideal es:


• Complementar una alimentación saludable con algún ejercicio que exijan algún gasto energético extra, como por ejemplo, caminar, andar en bicicleta, nadar, hacer una rutina de ejercicios en la casa, ir al gimnasio, jugar deportes en equipo, entre otros. Es muy importante que no olvidar la hidratación, pues producto del ejercicio se pierde más líquido.

• Por esto, mismo considerar beber al menos 1,5 litros de agua al día.

• Nunca saltarse comidas, esto promueve un metabolismo más lento y provoca que el cuerpo guarde más y gaste menos. Recuerda siempre desayunar, hacer una colación de media mañana, almorzar, comer una colación de media tarde y cenar.

• Tener siempre a mano frutas y verduras, son bajas en calorías, sodio y libre de grasas, y en esta época existe gran variedad de ellas.

• Comer cada 3 a 4 horas (3 o 4 comidas al día, más 1 o 2 colaciones saludables), cuidar el tamaño de las porciones y elegir alimentos bajo en grasas, sin azúcar y altos en fibra, vitaminas y minerales.

Hidrátate inteligentemente

Nuestro cuerpo constantemente elimina agua por diversos mecanismos, como la orina, aire exhalado y transpiración, por lo que debemos reponer esta cantidad perdida. La falta de hidratación produce síntomas como: dolor de cabeza, fatiga, cambios de humor, calambres y dolores musculares.



Para estar bien hidratado, debemos consumir una adecuada cantidad de líquido, la cual se estima en 30 ml por kilo de peso para adultos. Pero no da lo mismo qué líquido se ingiere, lo importante, es elegirlos adecuadamente, privilegiando aquellos que favorezcan un estilo de vida saludable.

Según Sodexo, las mejores opciones son aquellos líquidos que no aportan calorías, dando prioridad al agua de la llave, agua mineral o agua con rodajas de limón, pepino o cáscaras de frutas, y aguas de hierbas.

En segundo lugar se puede escoger la leche o bebidas lácteas descremadas sin azúcar , ya que a pesar de entregar calorías, éstas aportan nutrientes relevantes como proteínas de alto valor biológico y calcio y tiene un alto poder de saciedad.

Los mejores tips para una buena hidratación son los siguientes:



• Mantener siempre a mano una botella o vaso con agua para así consumirla constantemente.

• Beba agua aunque no sienta sed.

• Si no le gusta consumir agua pura, agréguele cáscaras de limón, naranja o hierbas como menta, boldo, entre otras.

• Prefiera jugos de fruta natural sin azúcar

• Consuma frutas y verduras.

Los beneficios de la actividad física

El ejercicio físico practicado de forma regular no sólo es beneficioso en la prevención del sobrepeso y de la obesidad, sino que además aumenta la densidad ósea, al potenciar la formación del hueso, reduce la grasa corporal, aumenta la musculatura y disminuye los factores de riesgo para enfermedades crónicas como la diabetes y las cardiopatías, ayuda a normalizar los niveles de colesterol y reduce la tensión arterial, explican desde Sodexo.





No hay que olvidar que el ejercicio físico también mejora el bienestar psicológico, además de ayudar a controlar el apetito y abandonar hábitos negativos como el cigarrillo, alcohol, entre otros. Realizar actividad física es beneficioso para las personas de todas las edades y condiciones físicas, partiendo desde la infancia con los juegos, que han sido la actividad física más común. Éstos son ideales porque implican la utilización de distintos grupos musculares y fomentan las relaciones sociales. Pero también existen otros tipos de actividades como practicar algún deporte, correr, nadar, pasear, caminar, bailar, salir en bicicleta, o hacer excursiones, que son una simple pero excelente opción para mejorar nuestra salud.


En cualquier etapa de la vida es conveniente realizar cada día un mínimo de actividad física moderada. La mayoría de personas adultas pueden realizar actividad física con seguridad y cómodamente, incluso en épocas como el embarazo y la lactancia. Para comenzar a ejercitarte, sólo se debe seleccionar una o varias actividades, decidir dónde y cuándo se llevarán a cabo, tener el equipamiento adecuado y definir la forma de incorporar esa actividad en la rutina diaria. Se aconseja realizar, como mínimo, 30 a 45 minutos de actividad física moderada tres o más días por semana.


Como conclusión, la actividad física debe ser tomada como una práctica sin distinción de edad, sexo ni condición social, por todos los beneficios que provoca a nivel corporal y mental, ya que ofrece herramientas que le permiten al individuo afrontar la vida en sociedad con una actitud diferente y positiva, con un mayor bienestar general y libre de toda tensión o estrés, cuyo resultado es la obtención de vitalidad, fuerza y energía, fundamentales para cumplir con todos sus deberes.


Alimentación y trabajo: Contra los malos hábitos

A partir del compromiso de incrementar la calidad de vida de sus clientes, de sus más de 20 mil empleados y de todos los chilenos, la multinacional Sodexo desarrolló una oferta única de salud y bienestar denominada “Equilíbrate” la que tiene por objetivo mejorar los hábitos de alimentación, salud y actividad física de los trabajadores chilenos. Dentro de este contexto, Equilíbrate entrega algunos tips de alimentación en el trabajo:




1. Consumir cinco porciones diarias: No hay que saltarse ninguna comida del día y debe incluirse una colación a media mañana y otra a media tarde. De este modo, se llega con menos apetito a la hora de la cena y se ingiere menor cantidad de alimentos.


2. Snacks saludables: Se recomienda yogurt bajos en grasas, barras de cereal altas en fibra, frutas y pequeñas porciones de frutos secos. En definitiva, productos fáciles de llevar si es que trabaja en movimiento y no necesariamente frente a un escritorio.


3. Más agua y menos azúcar: Hay que decirle adiós a los jugos y bebidas azucaradas. Es mejor tomar agua e infusiones, que son mucho más saludables para nuestro organismo. Lo ideal es mantenerse hidratado a lo largo del día, eso ayuda también a combatir el apetito.


4. Tranquilidad y comodidad: Se recomienda hacer una pausa cuando llega la hora de almuerzo, y jamás hacerlo en el escritorio, pues comer haciendo otras cosas nos hace perder la noción de la cantidad de alimento ingerido y pronto se vuelve a tener hambre.


5. Más té y menos café: Es mejor suplir el café por el té, porque es mucho más sano y diurético. El té ayuda a adelgazar al aportar más energía que la cafeína.


6. Ensaladas verdes: Lo ideal es incorporarlas en el almuerzo y la cena, especialmente por su aporte en fibras y porque son de muy bajas calorías. Es recomendable evitar choclo, habas, arvejas y betarragas, por su alto contenido calórico.


7. No al pan: Hay que eliminarlo del almuerzo cuando se consumen otros carbohidratos como arroz, fideos y papas. Estos últimos se recomienda consumirlos en porciones de 1 taza en caso de la mujer y 1 ½ taza en el caso de los hombres y si se puede acceder a pastas integrales, mucho mejor, prefiriendo aderezos naturales para acompañarlas como salsa de tomate natural o pesto.


8. Ojo con las frutas: No consumirlas en un lapso de tiempo menor a 3 horas. Es decir, si incluyó una porción como postre al almuerzo debemos obviarlas en la colación de media tarde.


9. Sal: Evitar comer alimentos con mucha sal para que no exista retención de líquidos, y por ende, hinchazón de las extremidades, considerando la cantidad de tiempo que una persona pasa en su escritorio.


Otras recomendaciones:



o Consumir 3 veces al día productos lácteos descremados o semi descremados.

o Comer al menos 2 platos de verduras y 3 frutas de distintos colores diariamente.

o Consumir legumbres 2 veces por semana.

o Consumir pescado mínimo 2 veces por semana.

o Preferir alimentos con menor contenido de grasas saturadas y colesterol.

o Tomar entre 6 y 8 vasos de agua al día.


En definitiva, una dieta saludable y equilibrada nos aportará la energía suficiente para trabajar eficientemente, y además, nos permitirá mantener un peso ideal. Las personas sanas en cuerpo y mente son más felices, trabajan más motivadas, tienen mejor rendimiento y pueden compatibilizar de mejor modo su vida laboral con la familiar.